Experiencia desgarradora ayudando a perros abandonados

Animals sense sostre

Tiempo estimado de lectura: 5 minutos aprox.

Hola familia, ¿Cómo han ido estos días de descanso? ¿Habéis podido disfrutar junto a vuestras mascotas del puente? A mí sinceramente este puente me ha sentado de maravilla. En esta ocasión me he quedado por Barcelona y he disfrutado de la ciudad pero de una manera distinta a lo habitual, esta vez he hecho una actividad diferente y que me gustaría compartir con vosotros. El domingo pasado me apetecía mucho hacer una excursión por la montaña, disfrutar de la naturaleza y respirar aire puro y fresco, pues los que vivimos en la ciudad solemos hechar de menos estar más en contacto con el bosque. Recordé, hace varios días, que una amiga me comentó su experiencia paseando perros que habían sido abandonados y estaban viviendo en un refugio por lo que pensé que podía ser una buena manera de pasear, pasar el día en el campo y ayudar a los animales. Me gustaría algún día tener un perro pero de momento mis conejos no están preparados para socializar con ellos. No me lo pensé dos veces y llamé a la Asociación “Animals Sense Sostre“, pues me habían hablado de ella también en otra ocasión.

Animals Sense Sostre/Animales Sin Techo, es una asociación protectora sin ánimo de lucro dedicada desde el año 2002 a la acogida de animales abandonados con la finalidad de cuidarlos y conseguirles una buena adopción. En la actualidad dependen de la asociación una media de 200 perros y 30 gatos. Los animales se entregan a sus adoptantes con contrato de adopción, esterilizados, vacunados, desparasitados, externa e internamente, con cartilla sanitaria y microchipados. La Adopción solo es en CATALUÑA, ya que no pueden desplazarse a otras comunidades para efectuar las visitas pre y post control de la adopción y en caso de problemas de adaptación no podrían asesorar y ayudar correctamente al adoptante.

A las 11h llamé para informarme si el domingo estaba abierto y me dijeron que efectivamente podía pasarme por el refugio hasta las 17h así que eso hice. Decidimos ir mi pareja, una amiga y yo, por lo que nos preparamos un bocadillo por si nos emocionábamos a ayudar y queríamos quedarnos hasta el cierre, y así fue.

El refugio de Animals Sense Sostre se encuentra en la población de Vallirana, en Can Bugunya, Residencia, Escuela y Club Canino (Cami de Can Bugunya, S/N 08759 Vallirana – Barcelona). Es muy fácil de encontrar y la zona es preciosa, está en plena montaña y el paisaje acompaña. Nada más llegar sorprende la cantidad de ladridos que se escuchan, ya te da a entender el elevado número de perros abandonados que hay en ese sitio, sólo en ese sitio, y se te estremece el corazón al imaginar la barbaridad de animales abandonados que pueden haber a lo largo y ancho de toda España. Empecé a emocionarme. Al llegar preguntamos cuál era el acceso al voluntariado y muy amablemente nos enseñaros donde nos podían atender para lo que veníamos buscando. En la entrada al recinto (en la parte de abajo a la masía) conocimos a los perros más enfermitos y mayores que estaban aislados del resto, me dió mucha pena. Algunos estaban muy delicados y tenían una mirada muy triste, parecía que aguantaran el último aliento esperando una oportunidad, un nuevo hogar que le diera el amor que necesitaba para marcharse de este mundo.

Cuando llegamos a la Masía vimos en una habitación a los perros recién llegados, aquellos que acababan de ser rescatados y estaban esperando a ver si sus dueños venían a recogerlos. Nos comentaros que tras 3 días aprox. si no aparecía el dueño se podía intuir que era un abandono.

Estuvimos hablando con varias voluntarias asiduas del centro, pues van cada fin de semana y lo hacen de manera altruista. Una de ellas llevaba desde los 18 años colaborando con la asociación, y a sus 26 años tenía las manos destrozadas de limpiar con lejía cada rincón del refugio, pero la energía que desprendía al explicarnos su labor en la asociación lo eclipsaba todo.

A nosotros nos explicaron el funcionamiento del voluntariado para pasear a los perros, aunque si que es verdad que necesitan ayuda en otros temas como el que os comentaba antes de limpieza, entre otros, aquí os podéis informar si estáis interesados/as.

En un primer lugar, quedamos en que nos darían los perros más calmados, aunque eso era dificil sabiendo que llevaban encerrados mucho tiempo y necesitaban pasear. En nuestro caso, todos los que paseamos llevaban una semana sin salir al campo, con suerte. Imaginaros los saltos de alegría que daban cuando veían que detrás de la puerta había alguien esperándoles para pasearlos. A mi se me subieron todos encima por lo que si os estáis planteando ayudar acordaros llevar ropa cómoda pues os llenarán de barro, agua, babas, pelos, etc. Ellos salen de sus jaulas y pasean por una zona ajardinada o patio, y por allí corren un rato cada día. También tienen dos pipicans, uno que está a la vista y otro más grande de 5.00o metros que está vallado.

Nos aconsejaron mantener una distancia prudencial entre nosotros, a pesar de nuestro deseo por pasearlos juntos, porque son perros que llevan tiempo encerrados y en ocasiones se han mordido entre ellos. Aunque no os quiero asustar, son precauciones que se deben tomar pero no son animales peligrosos ni mucho menos, sólo necesitan atención. Los que conviven juntos en la misma jaula pueden pasearse conjuntamente pero en nuestro caso eran perros de diferentes jaulas que no se conocían. Tampoco pueden pasearse juntos razas de perros que sean potencialmente peligrosas, salvo que los conozcan y tengan suficiente fuerza y experiencia, por eso, sólo un grupo reducido de personas pueden hacerlo. A mi se me cayó el alma al suelo cuando los tenía que devolver al refugio, pero también me sentía muy satisfecha al pensar que al menos pasaron un rato agradable dando paseos por la montaña y recibiendo cariño, que es lo que necesitaban. Cada vez que llevaba a uno de nuevo al refugio me pedían si podía sacar a alguno más pues ellos aprovechaban para limpiarles la zona así que no me pude negar. En total paseamos a 12 perros entre mi amiga, mi pareja y yo. La zona de los alrededores al refugio tiene un caminito muy fácil de unos 20 minutos aprox. a pie que puedes hacer las veces que quieras con el perro que te toque pasear, ya que es un camino circular. Os dejo algunas imágenes de ese día.

SOS Animals sense Sostre

Uno de los momentos más emotivos fue cuando conocimos a Balboa, un doberman muy especial, (lo veréis en las fotos junto a mi amiga Tania dándole un achuchón). Recibió un golpe en el cráneo cuando tenía apenas 2 meses y se lo encontraron en una caja metido en Montjuic. Estuvo un tiempo en coma, evidentemente le dejaron secuelas de motricidad. En este video lo podréis conocer mejor. Es un perro muy cariñoso y que no requiere cuidados especiales sino que hay que tratarlo como a otro cualquiera, aunque no os voy a engañar, a mi me rompió el corazón, ojalá encuentre un hogar pronto.

Espero os haya gustado conocer una experiencia que se aleja de los temas comunes del blog, no hay que olvidarse que todos somos seres vivos y necesitamos atención y cuidados. Es una experiencia que aconsejo a todo el mundo ya no sólo para ayudar a esta Asociación, que lo necesitan, sino sobretodo para concienciar a la gente que no podemos comprar animales teniendo otros abandonados. Todos son dignos de recibir amor y cariño, todos son iguales aunque unos estéticamente nos gusten más. Allí sólo éramos 6-7 personas paseando perros, falta mucha ayuda. Lo más gratificante es poder salvar a uno que verdaderamente lo necesite y no fomentar la venta de animales sabiendo que hay otros que no tienen hogar. Ayudemos a los animales a tener una vida digna.

P.D.: Recuerda que está activo el concurso para conseguir una cesta navideña de La Pradera Online. ¡PARTICIPA!

Un conisaludo,

Alicia

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

18 + Nueve =