La conejita Mey y su lucha por sobrevivir de una enfermedad crónica

Mey2

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos aprox.

Hoy os traigo una nueva historia de una de las ganadoras del concurso fotográfico que tuvo lugar el pasado mes de Abril gracias a lanzamiento de Joyful Pet Life. La historia de Yle y su conejita Mey y su lucha por salvarse de una enfermedad crónica.

“Aquí os dejo mi experiencia con mi orejotas, la compré porque, cuando quería un conejo, no sabía que se podían adoptar.  Es una conejina de raza Toy Mariposa Marrón, se llama Mey y tiene un año y 10 meses. Es una conejita muy cariñosa, mimosa y a veces un poquito traviesa. Es la primera mascota que tenemos en casa.

Os quiero explicar como fué su llegada a nuestra casa, pues estábamos muy nerviosos al principio porque no sabíamos si le iba a gustar su nuevo hogar y si nos iba a aceptar a nosotros. La verdad es que no le costó mucho y en un par de días ya se animaba a salir de su casa e investigar como era su nueva conifamilia. Desde pequeña siempre ha sido una conejita muy alegre, aunque tiene sus días como todo el mundo, cariñosa juguetona y muy muy mimosa, le damos todos los mimos que quiere y más, es un poquito caprichosa, cuando no quiere algo lo coge y lo echa para un lado. 

Le compramos una casita no muy grande porque queremos que la mayoría del tiempo este con nosotros y suelta por la casa para que tenga libertad para jugar e ir donde ella quiera. Hace tiempo que pensé en adoptar a otro para que Mey no estuviera sola pero el año pasado la llevé al veterinario porque le habían salido coágulos de sangre en un ojo y me preocupe mucho. La llevé de urgencias y me dijeron que podía ser por un golpe, pero me sorprendió mucho ya que yo estuve muy pendiente de ella y no podía haber sido eso, por lo que no supieron decirme de que había sido. Unos días después empezó a estornudar muy fuerte y la volví a llevar y le hicieron muchas pruebas, nos dijeron que tenía Pasteurella, le dieron tratamiento. Estuve bastante tiempo llevándola todos los días al veterinario para que le pusieran una inyección para curarla ya que yo no me atrevía a ponerla sola. Mey estaba cada día más delgada. Me dijeron que si hubiese sido más pequeña podía haber muerto…

Después de darle muchísimos antibióticos para ver si mejoraba algo, un día decidí llevarla a otro veterinario para que me dieran una segunda opinión. Le hicieron también pruebas y me dijeron que era crónico que no se le podía curar por muchos antibióticos que le diera no se iba a poner sana. Le cambié la comida por otra que me dijeron que era más nutritiva y mejor, le di suplementos para que engordara un poquito ya que de tanto antibiótico se quedó muy delgada. Ahora después de bastante tiempo está feliz, contenta, juguetona y mimosa como cuando llegó a casa.

Esta es mi historia de mi conejita Mey, espero que os guste. Aquí os dejo unas fotos para que la conozcáis cuando llegó a casa, lo que creció y lo guapa y grande que está ahora.

Un conisaludo”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Muchas gracias a Yle por compartir su historia con todos nosotros.

Espero os haya gustado. Cada día aprendemos nuevas cosas de estos peludos.

Un conisaludo a todos/as,

Alicia

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

20 − 8 =